«Tal vez temía que ese grandioso amor, que había resistido tantas pruebas, no pudiera sobrevivir a la más terrible de todas: la convivencia»

«La casa de los espíritus» (1982), Isabel Allende